El método Pilates consiste en la realización de ejercicios que combinan el estiramiento y la tonificación muscular y que, a su vez, influyen en las propiedades ligamentosas, enfatizando las pertenecientes a la columna vertebral.

Alberto Barrasa Contreras fisioterapeuta instructor de Pilates

Alberto Barrasa Contreras fisioterapeuta instructor de Pilates

Los objetivos que se buscan con estos ejercicios a nivel músculo esquelético son:

  • Mejorar la postura gracias a una mejor consciencia corporal.
  • Reforzar y tonificar la musculatura movilizadora y estabilizadora, siendo esta última especialmente importante.
  • Mejorar la flexibilidad y estabilidad articular.
    Mejorar la concentración mental en los movimientos corporales.
  • Crear una figura corporal más definida.
  • Prevenir y recuperar lesiones músculo esqueléticas.

El método Pilates fue creado por el alemán Joseph Pilates. Joseph fue una persona que dedicó su vida al estudio del cuerpo humano y del ejercicio físico, pero no fue hasta la primera guerra mundial, donde comenzó a trabajar como enfermero aplicando el ejercicio como terapia física para mejorar la salud de los enfermos, cuando desarrolló su método.

Musculatura de nuestro cuerpo

Antes de seguir hay que saber que, en el cuerpo humano, existen dos tipos de musculatura.
Un tipo es la llamada musculatura estabilizadora; estos músculos son profundos, están localizados muy cerca de las articulaciones para poder hacer de “faja” y fijar las articulaciones en una posición adecuada antes y durante el movimiento para que este se realice de la mejor manera posible. Es una musculatura fundamental y que, normalmente, se encuentra debilitada, factor que predispone a la aparición de lesiones.
El otro tipo es la musculatura movilizadora; esta es más grande y fuerte pero aguanta peor el esfuerzo prolongado, es superficial y se encarga de mover las articulaciones.
El Pilates se centra sobre todo en el trabajo de la musculatura estabilizadora y del control motor, es decir, “enseñar” y entrenar a la musculatura estabilizadora a que se active de forma correcta para estabilizar las articulaciones en la posición adecuada antes de que la musculatura movilizadora realice el movimiento articular.

Principios biomecánicos

  • Son considerados los puntos clave para la correcta realización de los ejercicios y que así se pueda llegar de forma satisfactoria a los objetivos ya mencionados; y son:
  • La respiración: se busca una respiración controlada; con un mayor uso expansivo de la parrilla costal y favoreciendo la activación de la musculatura profunda del abdomen, de la columna y del suelo pélvico.
  • La pelvis y columna lumbar: es la piedra angular de los ejercicios de Pilates. Se busca trabajar la estabilidad en la posición neutra o de retroversión de la pelvis, que es característica de cada persona.
  • La caja torácica: está estrechamente relacionada con la movilidad de la columna dorsal. Se busca la estabilización y correcta movilización de la parrilla costal durante las respiraciones en los ejercicios.
  • Las escápulas: es uno de los principios que más suele costar conseguir debido a que, en nuestra vida diaria, solemos hacer un mal uso de nuestra cintura escapular favoreciendo así la activación de la musculatura movilizadora y no de la estabilizadora. Es por ello que trabajar la estabilidad de nuestras escápulas y hombros se convierte en un objetivo principal de los ejercicios de Pilates.
  • La columna cervical y la cabeza: la columna cervical tiene una curvatura característica de cada individuo y que está relacionada con las demás curvaturas de la columna. Por ello es importante mantener una correcta alineación de toda la columna para poder realizar los movimientos cervicales de forma estable y correcta.

A medida que han pasado los años, el método ha evolucionado mediante la introducción de nuevos accesorios y de máquinas para la realización del ejercicio, pero sin cambiar los principios básicos por los que se rige.

No me gustaría terminar sin antes decir que el método Pilates no es una herramienta exclusiva del personal sanitario, pero es importante saber que para su correcta utilización como procedimiento terapeútico se necesita conocimiento de las lesiones, la anatomía, la biomecánica corporal y de la biología de los tejidos; conocimientos garantizados si hablamos de un fisioterapeuta.

Así que, adelante, bien sea para prevenir o rehabilitar lesiones (siempre en manos de un fisioterapeuta cualificado) o mejorar el rendimiento deportivo (siempre en manos de un Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte), les animo a que se pongan en buenas manos y prueben el mundo del Pilates.

Fuente: AEFEP. Manual del método Pilates.

2018-09-04T22:42:03+00:00