Pilates Clínico2018-09-08T07:29:14+00:00

El método Pilates además de ser un sistema de entrenamiento mental y sobre todo físico, es también una técnica utilizada por la fisioterapia para la recuperación de lesiones y en especial de columna vertebral. A parte de un método utilizado por el fitness para acondicionamiento físico , utilizado desde otro enfoque nos sirve como método englobado en la cinesiterapia o actualmente llamado ejercicio terapéutico. Se utiliza en la fisioterapia como medio para recuperar  un  estado físico y mental que no se encuentra al 100%. El método Pilates bien utilizado consigue buenos resultados pero sin la precisión requerida  se convierte en un ejercicio sin sentido e incluso que puede llegar a ser perjudicial.

Nos aprovechamos de la combinación que la técnica establece entre fuerza muscular, control mental y relajación ayudada por la respiración, utilizando ejercicios con movimientos controlados, extremadamente conscientes y coordinados con la respiración, para conseguir el tono muscular y la flexibilidad tan ansiados en el tratamiento de determinadas patologías.

En el caso de el uso del método Pilates en la recuperación de lesiones músculo-esqueléticas  es fundamental un desglose del origen, objetivos y valoración de los problemas basado en la evidencia. También hemos de decir que existen numerosas afecciones como presencia de dolor, falta de control motor, problemas cardiovasculares, lesiones y cirugías recientes o cronificadas, embarazo y algunas otras circunstancias idividuales  que pueden desaconsejar algún que otro ejercicio. Por todo ello somos defensores del trabajo en grupos reducidos para un control lo más riguroso posible, siendo estos de máximo cuatro personas y por supuesto defendemos también que sean impartidas por una fisioterapeuta con un posgrado en Pilates puesto que el fin es la recuperación de lesiones.

Tambien consideramos muy importante que el paciente pueda repetir algunos fragmentos de las sesiones de Pilates en su propia casa ya que la disponibilidad para acudir al centro a veces no es tan grande como quisiera con lo que facilitamos el terreno para conseguir una mejoría evidente, es por ello que hay que elegimos muy bien los movimientos, escogiendo fundamentalmente los más productivos y sencillos de aprender para el trabajo doméstico. Tenemos claro que el programa debe contener exigencias adecuadas a la realidad no cargando excesivamente con demasiada pretensión en cuanto al número de sesiones a realizar en domicilio, siendo coherente en todo momento con las capacidades del paciente.